Juan Reguillaga

“Hay en la tierra, y hubo siempre, treinta y seis hombres rectos cuya misión es justificar el mundo ante Dios. Son los Lamed Wufniks. No se conocen entre sí y son muy pobres. Constituyen, sin sospecharlo, los secretos pilares del universo. Si no fuera por ellos, Dios aniquilaría al género humano. Son nuestros salvadores y no lo saben.”

Jorge Luis Borges
Libro de los seres imaginarios

Juan Reguillaga es una artista, escultor y carpintero ebanista jubilado nacido en Gipuzkoa en 1948. Trabajó como carpintero toda su vida hasta 1993 cuando, por un accidente en su taller, quedó en coma por tres días.

Despertó con la mitad izquierda del cuerpo paralizada y decidió ir al monte que estaba al costado de su casa. Se arrastró trescientos metros y encontró una raíz muerta. Al tocarla y moverla empezó a sentirse mejor y con más fuerzas. Juan volvió a casa caminando y, desde aquel día, comenzó su segunda vida, como él la llama.

Desde su recuperación, Juan vuelve todos los días al monte para sacar raíces muertas y convertirlas en esculturas. Su vida, desde 1993, ha cambiado: su familia, su casa, su taller.  Juan trabaja en nuevas condiciones, que lo han dotado de cualidades excepcionales. Atrajo, así, la atención del periodista Ander Izagirre en 2007, quien publicó un artículo titulado Las raíces de una vida en El Diario Vasco. Estos escritos también formaron parte de su libro Cuidadores de mundos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las circunstancias de Juan han cambiado, sí y también lo ha hecho su lugar de trabajo. Ya no tiene su taller. Expone su obra en la avenida Landako en Durango.

El blog Anboto News también ha puesto su mirada en Juan y en las obras que hace con las raíces muertas. Han escrito artículos sobre sus esculturas, la vida de Juan e incluso sobre qué es el arte partiendo del trabajo de Juan. Títulos como Mirando al cielo, Museo La mano de Juanestán colgadas en la esquina de la avenida Landako frente al bar Gaur.

IMG_7886

Debajo de los carteles, están las esculturas: raíces que han adoptado una nueva forma en una nueva vida. Son raíces que nos hablan del arte y de su propio autor. Juan las coloca, se va al monte, camina, vuelve, siguen ahí, las talla y espera. Se sienta y contempla su ciudad. Espera por quienes irán a verle.

El número de Juan:

666 136 255

Anuncios